Migración y Conurbación en América Latina.

Autor: Vladimir Arana

La migración rural-urbana en América Latina ha consolidado el patrón de asentamiento heredado de la época precolombina y colonial. Muchas grandes ciudades son hoy la continuidad de la localización de las ciudades precolombinas (Lattes, 1994). Muchos años después, los colonizadores españoles y portugueses estaban más interesados en desarrollar puntos de extracción, principalmente de minerales y especies, que en desarrollar el territorio. Es por eso por lo que los principales centros poblados de América del Sur durante la época colonial se ubicaron en la costa. En Centroamérica los principales núcleos de población se encuentran en el interior y las zonas costeras están escasamente pobladas debido a su clima inhóspito (Renaud, 1981).

Ciudad de La Paz, Bolivia
Photo by Snowscat on Unsplash

Se cree que los factores que impulsaron la migración a las zonas urbanas entre los años treinta y sesenta fueron el aumento relativamente rápido de la población en las zonas rurales, la comercialización y mecanización a gran escala de la agricultura, el desarrollo de economías más orientadas a las exportaciones y la industrialización. Juntos, estos procesos redujeron la demanda de mano de obra agrícola y crearon demandas de mano de obra en los centros urbanos. En Colombia, «La Violencia», el período de violencia en las zonas rurales entre 1946 y 1958, también llevó a muchos habitantes del campo a las ciudades. Entre las décadas de 1930 y 1960, la mayoría de los migrantes rurales parecen haber pasado por alto las ciudades pequeñas y emigrado directamente a las capitales o ciudades principales. Algunos de estos crecieron a un ritmo fenomenal. Por ejemplo, Caracas pasó de una ciudad de 694.000 en 1950 a una de 1.336.000 en 1961, un aumento de casi el 200%, y entre 1940 y 1961 Lima mostró un aumento del 286%. Las ciudades latinoamericanas no contaban con viviendas ni infraestructura para soportar la rápida afluencia de migrantes. Muchos migrantes utilizaron mecanismos como la invasión de tierras o la ocupación ilegal para asegurarse una vivienda. Las invasiones de tierras fueron típicamente organizadas a nivel local por activistas que subdividieron semiilegal o ilegalmente tierras agrícolas u otras tierras desocupadas y vendieron los lotes. Luego organizaron la llegada simultánea durante la noche de nuevos propietarios para tomar posesión de sus lotes mediante la construcción de un refugio en el sitio. Estas invasiones podrían incluir a cientos de familias, y los gobiernos locales generalmente no tenían poder para detenerlas. Luego, los nuevos propietarios comenzaron el largo y difícil proceso de obtener el título legal de sus lotes, presionando al gobierno para obtener servicios públicos y construir refugios con materiales más duraderos. Estos asentamientos espontáneos se conocen como favelas o baixadas en Brasil, pueblos jóvenes en Perú, barrios callampas en Chile y barrios populares en Colombia. Usaremos el término en inglés ‘‘barrio de chabolas” porque muchas de las casas, y especialmente las primeras casas, en tales áreas son viviendas pequeñas y toscamente construidas. El movimiento del campo a las ciudades continuó entre los años setenta y noventa, y las poblaciones rurales de muchos países latinoamericanos mostraron un crecimiento negativo o nulo. Durante este período, las ciudades más pequeñas e intermedias tendieron a crecer más rápidamente que las metrópolis muy grandes (Dufour y Piperata, 2004), por lo que los migrantes rurales preferirían ir a ciudades pequeñas y medianas que a las grandes áreas metropolitanas. Asimismo, se produjo una migración de áreas urbanas pequeñas a áreas urbanas medianas y se puede observar en las tasas de crecimiento de las ciudades intermedias latinoamericanas.

En América Latina, los aglomerados en los que vive el mayor porcentaje de población se encuentran entre 1 y 5 millones. En 1980 residía en el 18,0% y en 2010 alcanzó el 25,9%. El número de aglomerados de este tamaño era de 22 en 1980 y se elevó a 61 en 2010, este crecimiento fue del 177,3%. Este incremento, tanto a nivel de crecimiento poblacional como en número de aglomerados, fue significativamente mayor que el total mundial. Los aglomerados que más crecieron en cantidad y en participación relativa en América Latina fueron los de 1 a 5 millones de habitantes, mientras que en el mundo fueron los de 10 millones o más. (Manzano y Velázquez, 2015).

La migración interna ha sido predominantemente unidireccional, del campo a la ciudad y no al revés. En este sentido fue el componente sociodemográfico y cultural más importante del proceso de urbanización. En los últimos 20 años, las ciudades de tamaño mediano en Perú (25.000 a 400.000 habitantes) se han disparado en población. Las ciudades andinas peruanas como Abancay, Ayacucho, Cuzco, Huancayo y Juliaca han crecido entre 4 y 7 por ciento anual, aunque Lima ubicada en la costa sigue recibiendo más migrantes en términos absolutos (Altamirano, 2003). En el período 2011-2015 las tasas de crecimiento geométrico de las principales ciudades intermedias peruanas fueron: Cajamarca 2,7%, Moyobamba, 2,6%, Puerto Maldonado, 2,5%, Huaraz, 2,1%, Juliaca, 2,0 %, Tarapoto, 1,8%, Chachapoyas, 1,8%, Ayacucho, 1,5%, Cusco, 1,4%, Huancavelica, 1,3%, Tacna, 1,3% y Chincha Alta 1,3% (INEI, 2015). Por otro lado, las ciudades amazónicas brasileñas están exhibiendo un patrón similar: según el estudio del IBGE, en los municipios brasileños con entre 100 mil y 500 mil habitantes, la tasa de crecimiento geométrico es del 1,12%. En los asentamientos con más de medio millón de habitantes, la tasa desciende al 0,84% (Abrantes y Pinhoni, 2014).

América Latina: Tendencias de concentración de población 2020.
Sources: Arana, Vladimir. 2016. Water and Territory in Latin America. Springer.
Elaborated by Vladimir Arana

En Colombia, aunque hasta principios de los 90 el crecimiento poblacional del país se concentró en ciudades mayores de 1 millón de habitantes con una tasa del 4,33% para el período 1985-1993 vs.254% de las ciudades intermedias, ya en 2005 esta situación había cambiado, presentando la mayor tasa de crecimiento en el grupo de ciudades entre 100.000 y 1 millón de habitantes con un 2,91% vs 1,69% para ciudades mayores de 1 millón, tendencia que continúa hasta la actualidad, ya que para el período 2005-2014 las ciudades mayores de 1 millón crecieron al 1,25%, las intermedias al 1,95% y las de menos de 100.000 a una tasa del 0,57% (BID, 2016). En Bolivia, las ciudades entre 10.000 y 50.000 habitantes crecen a una tasa del 2,3%, las ciudades entre 50.000 y 100.000 habitantes crecen al 5%, mientras que las ciudades entre 100.000 y 500.000 crecen a un 2,7% y las ciudades con más de 500.000 crecen a un ritmo del 2,7%. 1,6% (World Bank, 2017).

En México, las áreas urbanas crecieron de 54.9 millones de habitantes en 1990 a 81.2 millones en 2010, donde más de 192 ciudades (50,1% de las ciudades mexicanas) incluyendo la Capital, crecieron a una tasa mayor que la tasa de crecimiento nacional de 1, 92% (CONAPO, 2012). En 2010, el 17,6% del total de la población mexicana se había trasladado a otra zona, principalmente urbana, lo que representa alrededor de 20 millones de migrantes. Las diez unidades territoriales con mayor atractivo de migración interna fueron las áreas metropolitanas, de las cuales cuatro eran de tamaño intermedio y seis millonarias. Juntas, estas metrópolis concentraron el 40% de los flujos totales, lo que indica un patrón centralizado en el destino de los migrantes. En el polo opuesto, las diez unidades con mayor expulsión de población generaron el 36% del total de la migración (interna e internacional), sobresaliendo, con mucho, la Zona Metropolitana de la Ciudad de México (ZMCM), al generar el 30% del origen total de los migrantes (Sobrino, 2011).

En Argentina, las categorías de tamaño de ciudad que crecieron más rápido fueron las aglomeraciones intermedias, las pequeñas aglomeraciones y las ciudades. En las aldeas se registró el mayor crecimiento anual de la población, del 1,43%. Sin embargo, las cinco principales aglomeraciones han crecido a una tasa del 0,89%, que está significativamente por debajo de la media, y en las grandes aglomeraciones la población creció a una tasa del 1,11%, lo que también está por debajo de la media. La proporción de la población urbana que vive en grandes aglomeraciones aumentó del 8,9% en 2001 al 11,4% en 2010 como resultado del crecimiento de 13 aglomeraciones intermedias, que aumentaron de categoría porque alcanzaron el nivel mínimo de 300.000 habitantes (Muzzini et al. 2016).

Entonces, en América Latina, las ciudades intermedias están absorbiendo el mayor volumen de migrantes de áreas rurales y de pequeños centros poblados. En pocos casos, la ciudad capital sigue teniendo la fuerza de atracción más fuerte, especialmente en países centroamericanos relativamente pequeños. El crecimiento de las ciudades intermedias está llenando los espacios en blanco entre los grandes centros poblados y está definiendo cuáles serán las próximas conurbaciones de la Región. Hacia fines de siglo aparecerán algunas conurbaciones latinoamericanas más grandes, alimentadas principalmente por la migración interna que hará que las ciudades intermedias crezcan y sean asimiladas por áreas urbanas más grandes.

Ciudad de La Paz, Bolivia
Photo by Sander Lenaerts on Unsplash

Para fines de este siglo, se llevará a cabo una conurbación bioceánica basada en la expansión de la Ciudad de México y las ciudades intermedias circundantes. Estas áreas urbanas se expandirán constantemente conectando las zonas costeras del Pacífico y el Atlántico con una gran franja urbana. La ciudad capital de Guatemala formará una conurbación con las ciudades intermedias vecinas. San Salvador y la Ciudad de Guatemala se acercarán durante este siglo, pero no lo suficiente como para convertirse en una conurbación. Honduras también desarrollará una conurbación basada en la expansión de Tegucigalpa, su ciudad capital. En Colombia, las ciudades intermedias entre Cali y Medellín también crecerán muy rápido y tenderán a formar una conurbación para fines de este siglo. Ecuador también desarrollará sus conurbaciones, una en la Costa Sur Occidental basada en la expansión de la ciudad de Guayaquil y otra más pequeña en la Costa Noroeste, basada en la expansión de los centros poblados pequeños e intermedios entre Esmeraldas y Pedernales. En Perú, así como en Chile, se consolidarán grandes conurbaciones a partir de la expansión de sus capitales y la asimilación de los centros urbanos intermedios vecinos. Asimismo, se levantará una conurbación binacional alrededor del lago Titicaca que es compartido por Perú y Bolivia, y que incluirá las ciudades de Puno y Juliaca, y en un plazo más largo la ciudad de La Paz. Paraguay incrementará sus ciudades urbanas e intermedias hacia una integración urbana con Brasil. Sin embargo, una conurbación binacional Brasil-Paraguay puede tardar demasiado en aparecer en este siglo. Brasil desarrollará una gran conurbación en dos etapas, una primera etapa entre Florianópolis y Río de Janeiro, y en una segunda etapa ampliando esta franja al Norte y al Sur. Argentina consolidará el corredor económico Córdoba-Rosario-Buenos Aires y luego esta franja se convertirá en una conurbación latinoamericana más grande.

Conclusiones

La mayoría de los migrantes en los países en desarrollo se van porque esperan encontrar mejores condiciones que las que dejaron atrás. En muchos casos la decisión la toman los padres en busca de la movilización social y un mejor destino para sus hijos, aunque signifique sacrificios incansables para los padres. La migración se está volviendo más común en la actualidad, pero este tema no forma parte de la Nueva Agenda Global, también conocida como Hábitat III, impulsada por Naciones Unidas. La migración rural-urbana está contribuyendo fuertemente a crear las nuevas regiones urbanas del mundo, así como las nuevas conurbaciones continentales que aparecerán este siglo en África, Asia y América Latina. Este siglo aparecerá grandes regiones urbanas únicas con muchos millones de personas en él y sin mecanismos comunes de gobernanza y formulación de políticas y sin un lugar en la agenda global para el desarrollo urbano. Dado que las conurbaciones normalmente están formadas por diferentes áreas urbanas político-administrativas independientes, esto creará un caos porque los líderes de cada área urbana que forman la conurbación no necesariamente estarán interesados ​​en coordinar la implementación de servicios, instalaciones o infraestructura donde tengan el poder individualmente. Poder que no quieren perder y que lucharán por mantener. Entonces, la migración no es solo el movimiento de personas de un lugar a otro; La migración es un motor de zonas conurbadas inmanejables y un motor de la pobreza urbana.

Todos los continentes en desarrollo, y especialmente América Latina, se enfrentarán en 2050 con grandes regiones urbanas formadas por conurbaciones con una población de 10 a 60 millones. Magnumslums o MagnoBarriadas dominarán la cara urbana de los territorios de los países en desarrollo.

Un tema diferente es la migración internacional. Aquí podemos ver que la migración del sur de Asia duplica la migración del África subsahariana, y esta última es triplicada por la migración de América Latina al exterior, y la mayor parte de esta migración internacional es absorbida por los países industrializados. Sin embargo, también hay un movimiento forzado de personas de sus localidades a nivel internacional y dentro de los países. En muchos casos, las personas regresan a sus hogares después de que el conflicto ha terminado, lo que lo convierte en un proceso temporal, pero en muchos casos, se convierte en un proceso permanente, que ahora está creciendo, llamado desarraigo. El desarraigo está destruyendo los tejidos y estructuras sociales de las personas desplazadas y ralentiza la integración, la cohesión y el crecimiento económico en la nueva sociedad. El desarraigo es un fenómeno urbano que necesita un tratamiento y una consideración especiales en las políticas urbanas.


Referencias

Abrantes, Talita and Pinhoni, Marina. 2014. As cidades que mais cresceram no Brasil em 1 ano. Available at https://exame.abril.com.br/brasil/as-cidades-que-mais-cresceram-no-brasil-em-1-ano/ Reviewed on July 30th, 2018

CONAPO. 2012. Catálogo Sistema Urbano Nacional 2012. CONAPO, Mexico D.F. Available at http://www.conapo.gob.mx/work/models/CONAPO/Resource/1539/1/images/PartesIaV.pdf Reviewed on July 30th, 2018.

Dufour, D.L. and Piperata, B.A. 2004. Rural-to-Urban Migration in Latin America: An Update and Thoughts on the Model. Department of Anthropology, University of Colorado, Boulder, Colorado. Available at https://www.academia.edu/20976474/Rural-to-urban_migration_in_Latin_America_An_update_and_thoughts_on_the_model Reviewed on July 30th, 2018.

Lattes, Alfredo. 1994. Urbanización, Crecimiento Urbano y Migraciones en América Latina. Available at https://repositorio.cepal.org/bitstream/handle/11362/38594/NP62-06_es.pdf?sequence=1&isAllowed=y  Reviewed on July 27th, 2018

Manzano, Fernando Ariel and Velzazquez, Guillermo Angel. 2015. La evolución de las ciudades intermedias en la Argentina. Revista Geo UERJ | ISSN 1415-7543 | E-ISSN 1981-9021. Available at http://www.e-publicacoes.uerj.br/index.php/geouerj/article/download/18859/14669 Reviewed on July 31st, 2018.

Muzzini, Elisa; Eraso Puig, Beatriz; Anapolsky, Sebastián; Lonnberg, Tara and Mora, Viviana. 2016. Liberando el potencial de las ciudades argentinas Marco de acción para las políticas públicas. The World Bank, Washington D.C.

Renaud, Bertrand. 1981. National Urbanization Policies in Developing Countries. The World Bank, Washington DC.

Sobrino, Jaime. 2011. La urbanización en el México contemporáneo. Reunión de expertos sobre: “Población Territorio y Desarrollo Sostenible” Santiago, 16-17 de agosto 2011 Cepal, NNUU, Santiago de Chile. Available at: https://www.cepal.org/sites/default/files/events/files/jaime_sobrino.pdf Reviewed on July 30th, 2018.

World Bank. 2017. Ciudades Intermedias en Bolivia. Informe de Asistencia Técnica. The World Bank, Washington D.C. Available at http://documentos.bancomundial.org/curated/es/753511500916920170/pdf/117714-revised-spanish-59p-Informe-AT-Ciudades-Intermedias-FINAL.pdf Revewed on 30th, 2018.

Compartir este artículo:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Otros Artículos

Higher Education in a Post Pandemic World

Nothing has had a greater impact on education than the Covid-19 pandemic and I believe it will continue to do so for some time. At the time of publication, 10 million doses of the Covid-19 vaccine have been administered in Peru, which is close to 15% of the population. This is not nearly enough to reach herd immunity and to remediate some of the impact, therefore universities must resort to fully remote learning.

La Ciudad y sus Desafíos post pandemia del Covid-19.

El mundo contemporáneo representa el crecimiento de la población urbana y su predominio sobre lo rural. La pandemia del COVID-19 evidenció temas profundos en el ámbito urbano. Así el artículo identifica los efectos producidos por el COVID-19 en las ciudades de Perú, para luego abordar los retos del futuro urbano.

ISOLOGO BITACORA URBANA 2021

Bitácora Urbana es una iniciativa de la Sociedad de Urbanistas del Perú.

Las opiniones expresadas en los artículos que se presentan en este portal web, son de exclusiva responsabilidad de sus autores y no necesariamente reflejan los puntos de vista de la Sociedad de Urbanistas del Perú.